Hechos clave:

Con la llegada del Merge, Ethereum finalmente ha puesto a sus nodos validadores a trabajar dejando atrás la minería con prueba de trabajo. Sin embargo, este cambio ha develado algunos problemas que pueden afectar a la red como es la centralización.  

Hay dos direcciones que, entre ambas, acaparan el 46% de los nodos validadores. Una de ellas es la del pool de staking Lido y la otra es de una entidad no identificada. 

Según lo ha reportado CriptoNoticias, las plataformas de pools de staking se les acusa de poner en riesgo la descentralización de Ethereum. Concentran un poder enorme sobre la red. En la actualidad, Kraken, Lido, Coinbase y Binance, tienen más del 60% de todo el staking.

Publicidad

Lido, cuya dirección muestra que ha validado cerca del 28% de los bloques de la nueva versión de la red, posee más del 30% de todo el ether (ETH) en staking de Ethereum.  

La dirección no identificada ha validado el 16% de las transacciones. Tal como ésta, hay muchas direcciones que no pertenecen a ninguna entidad conocida. Cerca del 25% de los nodos validadores activos, pertenecen a usuarios «desconocidos».  

Personalidades como Samson Mow, jefe de estrategia de soluciones para Blockstream, han anticipado que esta centralización ocasionará problemas. Según dicen, podrían llevar a la red a caer en una «captura regulatoria». Por ejemplo, a estas plataformas, un gobierno o ley podría exigirles censurar cierto tipo de transacciones, tal como ocurrió con el caso de Tornado Cash. 

Publicidad

Además, la alta cuota de entrada para tener un validador independiente, sobre los 32 ETH (aproximadamente USD 50.000) hace casi imposible que personas particulares puedan tener su propio nodo. 

Con cuotas bajas de entrada de hasta 0,0001 ETH (menos de USD 1), los pools de staking siguen siendo una forma barata de inversión en staking.

Autoria desde Criptonoticias.com