No se puede negar que en los últimos dos años, la narrativa de que Bitcoin (BTC) consume demasiada energía ha continuado ganando una cantidad creciente de tracción entre las masas. Sin embargo, lo que a veces se ignora es que en los últimos meses, un número cada vez mayor de mineros de Bitcoin se ha inclinado por el uso de fuentes de energía impulsadas principalmente por energías renovables.

Para profundizar en el tema, cabe señalar que varios estudios, entre ellos uno publicado recientemente por la Universidad de Cambridge, revelan que más del 75% de las empresas mineras que operan en la actualidad utilizan fuentes renovables para alimentar sus operaciones cotidianas.

En este sentido, MintGreen, una empresa de minería de criptomonedas con sede en Canadá, anunció recientemente que había llegado a un acuerdo con Lonsdale Energy Corporation para suministrar calor generado a partir de la minería de BTC a los residentes de North Vancouver, en la Columbia Británica, a principios de 2022.

Para detallar el acuerdo, un vocero de MintGreen dijo recientemente que las calderas digitales de la empresa son capaces de recuperar más del 96% de la electricidad que utiliza para la minería de Bitcoin. Como resultado de esta configuración, la empresa podrá evitar que 20,000 toneladas métricas de gases de efecto invernadero por megavatio entren en la atmósfera al año.

No sólo eso, sino que MintGreen también afirma que la energía cosechada puede y será utilizada para proporcionar calor a un total de 100 edificios residenciales y comerciales en una ciudad canadiense, que según datos recientes del censo alberga actualmente una población de alrededor de 155,000 personas.

Pero, ¿podría ser esto sólo la punta del iceberg en lo que se refiere a cómo la industria de las criptomonedas puede tener un impacto positivo en el medio ambiente?

Las energías renovables cambian las reglas del juego

Colin Sullivan, CEO de MintGreen, ha manifestado que la asociación de su empresa con Lonsdale pretende ayudar a mitigar y abordar una serie de problemas relacionados con el cambio climático que la gente tiende a asociar con diversas actividades de minería de criptomonedas.

Zach Bradford, CEO de CleanSpark (una empresa de tecnología energética y de minería de Bitcoin sostenible) dijo a Cointelegraph que la relación entre la generación de energía y la minería de Bitcoin continuará profundizándose y expandiéndose durante la próxima década, y añadió que hay una gran cantidad de activos energéticos varados en América del Norte que la minería de Bitcoin es particularmente adecuada para aprovechar. A continuación, añadió:

«Hay centrales eléctricas que actualmente están demasiado lejos de las grandes áreas metropolitanas para ser eficientes durante la demanda regular. Un minero de Bitcoin puede asociarse con la comunidad para conservar esa energía utilizándola para minar Bitcoin y enviar el exceso de energía a otras partes de la red».

Cuando se le preguntó sobre la viabilidad a largo plazo de una configuración como la propuesta por MintGreen, opinó que depende totalmente de cada empresa, afirmando que hay dos escenarios que pueden utilizarse para ampliar el tema: «En un escenario, los mineros de Bitcoin se instalan donde hay un exceso de energía, es decir, donde ya se pierde energía. La minería toma esos electrones varados y los convierte en algo útil, como Bitcoin». En el segundo escenario de Bradford, «los mineros de Bitcoin aumentan la generación total de energía en una zona concreta», añadió.

Y aunque esto último puede suponer una «pérdida» de energía para la minería, según Bradford, suele haber mucha más energía total disponible cuando se trata de una configuración de este tipo. Por lo tanto, en caso de que la infraestructura eléctrica local necesite esa energía extra (para calentar o enfriar los hogares durante los periodos de máxima actividad) es posible que las redes aprovechen este exceso de electricidad para satisfacer la demanda de sus usuarios.

El futuro de Bitcoin es cada vez más verde

En opinión de Bradford, la minería de Bitcoin es la primera inversión significativa en décadas que está diseñada para ayudar a reforzar la infraestructura energética existente en Norteamérica, porque cree que Bitcoin no sólo aumenta el consumo de energía en las zonas donde se extrae, sino que también mejora la capacidad de generación de energía de esa región, añadiendo:

«Este es un aspecto clave que a veces se pierde en la lucha ideológica. El consumo de energía en Norteamérica va a crecer mucho en la próxima década a medida que los vehículos eléctricos se generalicen. En California, los vehículos eléctricos ya están poniendo a prueba la red eléctrica del estado. El presente de California es el futuro de Norteamérica».

En este sentido, se puede ver que la minería de Bitcoin incentiva el desarrollo y la generación de energía, y que casi todos los implicados (no sólo los mineros) salen ganando con esta evolución. «Nos espera un viaje salvaje a medida que los objetivos climáticos globales, la mayor demanda de energía de los vehículos eléctricos y la política monetaria chocan con Bitcoin en el centro», concluyó Bradford.

Del mismo modo, Samir Tabar, director de estrategia de Bit Digital (una empresa minera de Bitcoin que cotiza en el Nasdaq) ha declarado a Cointelegraph que los mineros de Bitcoin son y fueron criticados por el coste medioambiental de la minería. Sin embargo, la realidad actual es que los mineros de Bitcoin se han convertido en la vanguardia a la hora de mostrar innovación y creatividad en el aprovechamiento de las prácticas sostenibles. «Este experimento con North Vancouver es un ejemplo ilustrativo de ese ingenio», señaló.

El camino de las criptomonedas hacia un futuro más sostenible

Según un informe publicado en diciembre de 2020, se estima que las operaciones de los edificios inmobiliarios y sus actividades asociadas relacionadas con la construcción representan actualmente la friolera del 38% de todas las emisiones de dióxido de carbono que tienen lugar en las zonas urbanas. Por lo tanto, la narrativa de que la minería de criptomonedas por sí sola se está convirtiendo rápidamente en uno de los mayores contribuyentes al calentamiento global actual podría estar sesgada.

Un estudio sugiere que la energía hidroeléctrica es la fuente de energía más común para los mineros en la actualidad, con un asombroso 62% de todos los operadores de granjas mineras que hacen uso de la hidroelectricidad para facilitar sus operaciones diarias, con fuentes agotables como el carbón y el gas natural ocupando el segundo y tercer lugar con un 38% y 36%, respectivamente, seguido por la energía eólica y solar.

Además, dado que empresas como MintGreen están modernizando sus equipos de minería a un ritmo cada vez más rápido, es lógico que más empresas y personas busquen recurrir a diversas operaciones de minería de criptomonedas para satisfacer sus necesidades de energía y calefacción en un futuro próximo. De hecho, MintGreen ya se ha asociado con las instalaciones de Vancouver Island Sea Salt y con la empresa canadiense de whisky Shelter Point Distillery para empezar a vender su exceso de energía térmica en 2022.

A medida que la industria intenta acercarse a un futuro más verde, parece que muchas normas en torno a la neutralidad del carbono se están convirtiendo en una norma para la industria de la minería de criptomonedas. Para poner las cosas en perspectiva, los datos sugieren que la minería de oro agota más recursos que BTC. Del mismo modo, se estima que los residuos de gas de combustión pueden alimentar toda la red de BTC 6.2 veces, lo que demuestra que los mineros de criptomonedas podrían ser parte de una solución cuando se trata de energía desperdiciada.

Por último, como se ha señalado anteriormente, una lista cada vez mayor de empresas mineras han adoptado estrategias que les han permitido convertirse en «climáticamente positivas» para las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 1, 2 y 3.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph