Ether (ETH) ha ocupado el primer puesto en Twitter como la más odiada de las cinco criptomonedas estudiadas, mientras que el meme-token Dogecoin (DOGE) es el más querido.

Los resultados vienen de un nuevo informe elaborado por TRG Datacenters, que ha analizado un año de tuits entre enero de 2021 y enero de 2022 sobre cinco de las criptomonedas más populares para averiguar qué activos digitales son los más emotivos en Twitter.

Según el análisis -que examinó bitcoin (BTC), Cardano (ADA), Dogecoin, Ether y Litecoin (LTC)- Ether fue firmemente la criptomoneda más asociada con negatividad, ya que un 29% de todos los tuits contenían un sentimiento negativo. La decisión de no incluir a Ripple, que tiene ardientes fans pero también críticos muy apasionados, probablemente hace que el estudio sea menos completo de lo que debería haber sido.

La mayor parte de las críticas dirigidas a Ether se referían a su velocidad en comparación con otras alternativas de capa 1, así como a sus costes energéticos. El pico de negatividad de Ether en la criptocomunidad en Twitter se produjo cuando un error hizo que Ethereum se bifurcara brevemente en dos cadenas a finales de agosto de 2021.

Bitcoin fue el segundo más odiado en Twitter, con una puntuación total de negatividad del 27%. Cardano le siguió en un lejano tercer lugar con un 16% de asociación negativa. Mientras tanto, Litecoin se situó en cuarto lugar con solo el 8% de todos los tweets con un ángulo negativo.

El informe recogió los datos de tal manera que se analizaron los tweets de sentimiento negativo basándose en la inclusión de las siguientes frases y el nombre de cada criptomoneda; «Odio», «es una estafa», «decepcionado respecto a», «malo», «perdió dinero con» y «pérdida por».

Dogecoin fue el token favorito de la multitud en la plataforma de redes sociales; solo el 6% de todos los tweets relativos a la popular memecoin contenían alguna forma de sentimiento desfavorable. Esto significa que el 94% de todos los tweets relativos a DOGE contienen un sesgo positivo, mostrando la fuerza y la cohesión de la comunidad del token en Twitter.

La popularidad de Dogecoin está estrechamente vinculada a la saludable relación del token con el nuevo propietario de la plataforma de redes sociales, Elon Musk. La decisión pública de Musk de aceptar DOGE como pago por la mercancía de Tesla llevó el sentimiento a máximos históricos.

Chris Hinkle, director de tecnología de TRG Datacenters, llamó la atención sobre los diferentes tipos de influencia que tiene Twitter en el precio de los criptoactivos:

“Las acciones de los memes, en particular, parecían estar impulsadas por los inversores minoristas. En el caso de las monedas más grandes, como bitcoin, los tuits tienen retrasos respecto a los movimientos de precios, lo que implica cierto grado de inclinación institucional.”

«[Esto] significa que las acciones de pequeña capitalización y las monedas en general están experimentando un fenómeno muy real de fluctuaciones de precios lideradas por los inversores minoristas», añadió Hinkle.

Hinkle continuó explicando que la reciente adquisición de Twitter por parte de Musk puede conducir a un criptomercado más impulsado por los minoristas, afirmando que la nueva influencia de Musk tal vez puede «allanar el camino para una menor manipulación algorítmica y el comienzo de una nueva era de inversores minoristas.»

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio Cointelegraph