Banco Galicia fue el primer banco privado en Argentina en comenzar a comercializar criptomonedas. El banco comentó que el servicio funcionaría a través de un intermediario, la empresa Lirium. Esta solución permitiría a los bancos tercerizar la compra, custodia y venta criptomonedas, con la compañía ofreciendo la seguridad y la liquidez necesaria para que se facilite el servicio. La empresa hará segregación de fondos (para dar más seguridad a los usuarios) y hará las veces de custodio certificado. Inicialmente, Banco Galicia trabajaría con Bitcoin (BTC), Ether (ETH), la stablecoin USDC y Ripple (XRP). Sin embargo, al día siguiente, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) comunicó que «las entidades financieras no podrán realizar ni facilitar a sus clientes la realización de operaciones con activos digitales, incluidos los criptoactivos y aquellos cuyos rendimientos se determinen en función de las variaciones que esos registren, que no se encuentren regulados por una autoridad nacional«.

Debido a esto, Banco Galicia dio marcha atrás con la implementación. «Aquellas personas que hayan invertido en criptomonedas a través del Banco, recibirán una compensación por haber confiado en nosotros«, comunicó Ariel H. Sanchez, Gerente de Productos de Inversión en Banco Galicia, y luego sostuvo: «De esta manera, reforzamos nuestro compromiso con el principal activo que tenemos: la confianza de nuestros clientes«.

A raíz de esto, a través de su cuenta de Twitter, el BCRA comunicó cuáles son los recaudos que tiene la entidad con el mercado de criptomonedas.

Los criptoactivos presentan riesgos y desafíos para sus usuarios, inversores y para el sistema financiero en su conjunto. En los últimos años la proliferación de los criptoactivos, la dinámica que exhiben sus precios, su tecnología subyacente y alcance global, así como las actividades asociadas a su operatoria, han llevado a que diferentes organismos nacionales e internacionales emitieran recomendaciones al respecto”, expresaron las autoridades del BCRA y de la Comisión Nacional de Valores (CNV). Entre sus principales críticas se encuentra:

  • No son dinero de curso legal: como las criptomonedas no son emitidas ni respaldadas por un banco central o autoridad gubernamental no cumplen con las condiciones necesarias para ser considerados dinero de curso legal o título negociable. Por lo tanto, desde la entidad no las consideran dinero real.
  • Alta volatilidad: Ambas instituciones consideran que las cotizaciones de estos activos fluctúan significativamente en cortos períodos de tiempo, lo cual puede dar lugar a importantes pérdidas financieras para sus tenedores, incluyendo la posibilidad de perder la totalidad de los recursos invertidos.
  • Disrupciones operacionales y ciberataques: Las plataformas de intercambio, negociación y custodia de criptoactivos pueden tener problemas operacionales durante las cuales los usuarios pueden no tener acceso a sus tenencias y, como resultado no poder realizar operaciones, situación que podría reflejarse en pérdidas económicas.
  • Fraude, información incompleta y falta de transparencia: Según el BCRA y la CNV, la información provista por los proveedores de servicios de criptoactivos puede ser compleja o incompleta y no revelar adecuadamente los riesgos que enfrentan usuarios e inversores. Los precios de los criptoactivos se forman en ausencia de mecanismos eficaces que impidan su manipulación, como las entidades aseguran que tienen los mercados regulados de valores.
  • Carácter transfronterizo de las operaciones: Ciertos actores implicados en las operaciones con criptoactivos no se encuentran establecidos en Argentina, por lo que un eventual conflicto podría quedar fuera del ámbito de competencia de los tribunales y de las autoridades argentinas.

Las respuestas no se hicieron esperar y muchos usuarios de Twitter comentaron con acidez e ironía a las recomendaciones de las entidades gubernamentales. Muchos de ellos se concentraron en el hecho de que el peso argentino viene devaluándose frente al dólar estadounidense.

Otros usuarios hicieron foco en que la descentralización de las criptomonedas hace más difícil la tarea recaudatoria.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio Cointelegraph