Fidelity Digital Assets (la rama de criptomonedas de Fidelity Investments, que cuenta con USD 4.2 billones en activos bajo gestión) compartió sus «dos sats» sobre el futuro del espacio de los activos digitales. Las principales conclusiones se refieren al comportamiento de los mineros y a la adopción de la red Bitcoin (BTC).

En el informe anual publicado la semana pasada, el grupo compartió algunas ideas sobre el mundo de la minería de BTC:

«Como los mineros de Bitcoin tienen el mayor incentivo financiero para hacer la mejor conjetura en cuanto a la adopción y el valor de BTC (…) el ciclo actual de Bitcoin está lejos de acabar y estos mineros están haciendo inversiones a largo plazo».

El informe afirma que la recuperación de la tasa de hash en 2021 «fue realmente asombrosa», sobre todo ante la prohibición de Bitcoin por parte de China, la segunda mayor economía del mundo. El repunte de la tasa de hash desde la prohibición, gracias a que la potencia de hash de BTC está «más ampliamente distribuida por todo el mundo», demostró que los mineros están decididos a obtener ganancias a largo plazo.

Las declaraciones están en consonancia con el reciente rendimiento de las ventas de los mineros. Las métricas clave on-chain indican que los mineros de Bitcoin están en modo de “acumulación «masiva» de BTC, ya que no muestran ningún deseo de vender.

En cuanto a la acumulación de la moneda naranja por parte de países enteros, Fidelity hizo algunas predicciones interesantes sobre más Estados-nación que adopten a BTC como moneda de curso legal:

«Hay una teoría del juego de alto riesgo en juego aquí, por la que si la adopción de Bitcoin aumenta, los países que aseguran algo de Bitcoin hoy estarán en mejor posición competitiva que sus pares. Por lo tanto, no nos sorprendería ver a otros Estados-nación soberanos comprar Bitcoin en 2022 y quizás incluso ver a un banco central hacer una compra».

Sus comentarios se producen cuando un ex diputado de Tonga sugirió que el país podría adoptar a BTC a finales de 2022.

En esencia, una mayor regulación y mejores productos abrirán el espacio de las criptomonedas, «trayendo una mayor parte de los cientos de billones de activos tradicionales al ecosistema de los activos digitales». Combinado con el hodling de los mineros, podría alargar el ciclo e impulsar el precio de BTC a nuevos máximos.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph