El marco planificado de la Unión Europea para regular las criptomonedas está un paso más cerca de convertirse en oficial. El miércoles, el Consejo Europeo, que guía la agenda política de la UE, anunció su posición sobre el marco de Mercados de Criptoactivos (MiCA) y la Ley de Resiliencia Operativa Digital (DORA).

Tras el acuerdo, que luego debe ser ratificado, el Consejo Europeo y el Parlamento ahora pueden comenzar a debatir la iniciativa antes de que finalmente se apruebe como legislación.

El marco del MiCA está diseñado para proteger a los inversores y consumidores del fraude, incluidas las garantías de que el dinero de los inversores está seguro en caso de un ataque. Si las autoridades creen que ciertas plataformas de cambio de moneda virtual representan una amenaza para los inversores o usuarios, podrían imponerles regulaciones más estrictas bajo el MiCA.

El otro objetivo principal del MiCA es gobernar a los emisores de monedas estables, siguiendo el deseo de Facebook de establecer una moneda estable, inicialmente denominada «Libra», respaldada por una canasta de monedas fiduciarias.

El Banco Central Europeo (BCE) ha dicho que las nuevas regulaciones establecerán estándares culturales comparables para los proveedores de servicios de pago para garantizar la seguridad de los usuarios. Según el anuncio más reciente del BCE, el marco también incluirá disposiciones que aborden la gobernanza de la empresa y la gestión de riesgos, así como prohibiciones sobre la prestación de servicios como instrumentos de pago de alto riesgo.

El propio mandato de negociación de MiCA del Consejo Europeo, que tiene más de 400 páginas, sugiere que la UE no relajará su postura sobre los emisores de tokens con referencia a activos. Dice que deberían estar sujetos a obligaciones más estrictas que los emisores de otros criptoactivos.

Se incluyeron varias exclusiones en el mandato de negociación del MiCA. El Consejo ha acordado que los tokens con referencia a activos autorizados bajo la directiva de requisitos de capital de la UE «no deberían requerir otra autorización bajo el [MiCA] para ser emitidos». Bajo el MiCA, los bancos y otras instituciones financieras que brindan servicios de liquidación a monedas estables deben estar exentos de los requisitos de capital.

Según el Consejo, los tokens no fungibles, incluido el arte digital y los objetos de colección que se valoran en función de las características distintivas y los beneficios que ofrece cada criptoactivo, no están sujetos a las reglas del MiCA. Las reglas no se aplican a los tokens que representan servicios únicos o activos reales, como «garantías de productos o bienes raíces».

La Comisión Europea publicó el marco del MiCA en septiembre de 2020, como parte de su iniciativa de financiación digital más amplia.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio de Cointelegraph