El criptocontagio provocado por la infame implosión de Terra este año solo se extendió a empresas y protocolos con «mala gestión de los balances» y no a la tecnología blockchain subyacente, afirma el CEO de Kraken Australia, Jonathon Miller.

En declaraciones a Cointelegraph, el responsable del criptoexchange australiano argumentó que sectores como el de las finanzas descentralizadas basadas en Ethereum (DeFi) revelaron su fortaleza fundamental este año al capear las graves condiciones del mercado:

“Parte del contagio que vimos en algunos de los modelos de préstamo en el espacio, [ocurrió en] este tipo de finanzas tradicionales de modelo de préstamo que representa solo un pequeño porcentaje. Pero lo que no vimos es una especie de fallo catastrófico de los protocolos subyacentes. Y creo que eso ha sido reconocido por mucha gente.”

«Plataformas como Ethereum no fallaron cuando la volatilidad golpeó. Los mercados descentralizados, los modelos de préstamos descentralizados, DeFi en general, no se derrumbaron. No hubo contagio allí. Lo que se vio fue una mala gestión de los balances de los prestamistas con tarifas comerciales cerradas», añadió.

El comentario de Miller se produce a pesar de que CoinGecko informó de un descenso del 74.6% de la capitalización de mercado de DeFi durante el segundo trimestre de 2022 tras el colapso de Terra y un aumento de los exploits de DeFi. El agregador de datos de criptomonedas también señaló que la industria logró retener la mayor parte de sus usuarios activos diarios. 

Miller también agregó que los proyectos de blockchain solo se encontraron con problemas cuando el diseño de sus protocolos subyacentes era «obviamente pobre», como el caso de la stablecoin algorítmica TerraUSD Classic (USTC).

«Creo que se trata de una contrapartida. Hay un problema de gestión del Tesoro, no un problema de blockchain», dijo.

Al preguntársele cómo le ha ido a Kraken durante el mercado bajista de criptomonedas de este año, Miller sugirió que la empresa estaba bien preparada para hacer frente a la volatilidad. Señaló que la empresa ha sobrevivido a muchas caídas en sus 11 años de historia y, en particular, no gastó mucho dinero en marketing durante la carrera alcista del año pasado.

«Estamos en una posición ligeramente diferente a la de otros exchanges que han gastado mucho dinero en publicidad. Tenemos un modelo de negocio muy fuerte, basado en el boca a boca», explicó.

Miller también se mostró optimista sobre el estado actual del sector australiano de las criptomonedas, afirmando que hay muchas «señales subyacentes alcistas de las empresas que todavía están creando productos.»

Señaló a los principales bancos, como ANZ, que recientemente probó el uso de su propia stablecoin en Ethereum, y a los principales gigantes de los pagos, como Mastercard, que se unieron a la Asociación Blockchain Australia, mostraron una fuerte «intención de involucrarse en el espacio de criptomonedas y blockchain».

“Así que ya sabes, las instituciones hacen uso de la tecnología subyacente, tal vez un poco fuera de algunas de las características especulativas, lo que potencialmente es algo bueno.”

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio de Cointelegraph