Es sabido que el rendimiento de las criptomonedas cuando se adquiere en fase inicial y por tiempo el tiempo suficiente, puede convertir a muchos en millonarios, si esa posición era la correcta en el momento correcto.

La historia reciente ha hecho popular aaquellos que por comprar Bitcoin desde sus inicios, lograron vender lo acumulado de sus activos y no tener que preocuparse nunca más por dinero, esta historia de éxito también es compartida en Shiba, tal como sucedió con los hermanos al ser despedidos durante la cuarentena, adquirieron el activo y lograron acumular hasta 9 millones de dólares en beneficios. Sin embargo, no todas las historias tienen este mismo desenlace.

Las ganancias rápidas, historias de millonarios de la noche a la mañana, el éxito, todo se añade para conjugar la máxima expresión codicia y ambición, las criptomonedas al generar tal emotiva reacción por parte de la población, se hacen el lugar perfecto en que los estafadores pueden sacar provecho al máximo ingenio sobre aquellos que no se toman la molestia de indagar, conocer o al menos preocuparse hacia dónde dirigen su dinero.

Te presentamos la historia de la persona que logró trascender las fronteras digitales para darse una vida de lujos, excesos y placeres, hasta que ese estilo de vida le costó la libertad.

La codicia, el instrumento de su propia destrucción

Los viajes a sitios paradisíacos, autos exóticos, el despilfarro de gasto no solo para sí, sino para sus amigos a quienes invitaba por 1.000 euros la noche en villas de lujo, toda la costa española a su disposición. Todo esto gracias a aprovecharse de la confianza que fue capaz de manipular por parte de los inversores. Según cifras mencionadas por la policía, esta persona había sido capaz de obtener más de 600.000 euros en la ejecución efectiva de muchas de sus estrategias de engaño, presentando una plataforma de criptomonedas como innovadora, revolucionaria y luego que la estafa fuese perpetuada, hacer desaparecer toda la presencia en redes sociales.

Este tipo de estafas conocida dentro de la comunidad DeFi, el rugpull, fue el método empleado en la última iniciativa de captación de capital que le costaría la libertad, pudiendo colectar capital de usuarios captados a través de Twitter y Telegram, queesperaban ver el proyecto funcionar.

Sin embargo, esa vida de excesos impidió notar que estaba siendo descuidado en sus acciones, que cada vez se llenaba de más errores y cálculos en sus operaciones, dejando la puerta abierta a que los investigadores, que ya le tenían la traza a sus operaciones, fuesen notificados de su última gran aventura con Holdlife.

Al entender el factor común en cada una de las estafas perpetradasse podía establecer el patrón que podría dar con su captura, es así, que se pudo conocer sobre tráfico proveniente de una de las villas de los hoteles en que se hospeda, donde haciendo uso de una identidad falsa, esta persona abría operaciones en diferentes plataformas de intercambio, sin embargo, el movimiento que le adjudico toda la responsabilidad de ejecución fue la liquidación de todos los activos, a un mismo momento. La presa estaba servida.

El pequeño paso que cambió su destino.

Las investigaciones en conjunto de los organismos policiales que participaron la identificación de los delitos, pudieron determinar que se trataba de la misma persona ejecutando este tipo de fraudes desde el año 2015. Pudo conocerse que el detenido presentaba trazas en investigaciones abiertas desde Polonia, Alemania e incluso los Estados Unidos.

Este avance en la investigación se hizo posible gracias a que los usuarios identificados en Holdlife señalaron de qué forma se había creado la comunidad, la manera de ejecutar las campañas publicitarias y el método de adquisición de los activos. En su mayoría, eran pequeños inversores que atraídos por campañas publicitarias enfocadas en rendimientos y distribución equitativas de beneficios una vez fuese alcanzada la meta de recaudación, ofrecían su dinero en espera de incentivos que jamás fueron logrados. Esto explica cómo la persona involucrada pudo hacerse con la cifra mencionada de 600.000 euros, tan solo con su última operación.

Para los investigadores españoles, se marca el inicio de la actividad delictiva del perpetrador desde el mayo del año pasado, en que una persona acudió a las sedes del Departamento de Cibercrimen para denunciar que había sido víctima de una estafa. Gracias al seguimiento de las trazas de movimiento entre cuentas, la manera en que se gestionaban los fondos y el grado de liquidez que se abría en sus operaciones, se pudo determinar que se estaba en presencia de la persona correcta detrás del crimen intelectual.

Ahora, a quien el Ministerio de Interior Español ha catalogado como el mayor estafador de la historia del país, ha sido capturado en su país natal luego de haber huido en vista de los riesgos que presentaban sus operaciones. La Guardia Civil de España pudo finalmente ejercer la orden de captura, una vez que se hubo identificado su ubicación en conjunto con las pruebas vinculantes ejecutadas desde el WiFi de los hoteles en que se hospedaba.

Este tipo de actividades no están lejos acabarse en el espacio aún por desarrollar de las criptomonedas, a pesar que es difícil determinar que proyecto pueda convertirse en un fraude, luego de haberle invertido tiempo y esperanza a sus resultados respecto al precio, es importante prestar atención a que nos hace sentirnos atraídos por la inversión. Rendimientos ofrecidos, el modo de alcanzarlos, la gestión de capital invertido una vez se alcancen las metas de recaudación, los objetivos cumplidos, los que aún quedan por cumplir… A pesar de no ser infalible, esto nos permite tener una ventaja sobre el rebaño que puede salir perjudicado que no tiene tiempo de hacerse estas preguntas antes de invertir.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph