Las finanzas descentralizadas, o DeFi, siguen suscitando un mayor interés por parte de los reguladores, pasando a formar parte de las principales normas internacionales diseñadas para los proveedores de servicios de activos virtuales, o VASP.

El 28 de octubre, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) publicó una nueva actualización de sus orientaciones para 2019 sobre un enfoque basado en el riesgo para los activos virtuales y los proveedores de servicios de activos virtuales, prestando especial atención al sector de las finanzas descentralizadas.

La nueva orientación aborda cuestiones identificadas en la revisión de 12 meses del GAFI de las normas revisadas sobre activos virtuales y VASPs que requieren una mayor aclaración, reflejando también las aportaciones de una consulta pública en marzo y abril de 2021.

La autoridad ha proporcionado importantes orientaciones adicionales en relación con el sector de DeFi, a pesar de que las aplicaciones de DeFi no son un VASP según las normas del GAFI, ya que las normas «no se aplican al software o la tecnología subyacentes». Sin embargo, las orientaciones actualizadas afirman que los creadores y mantenedores de DeFi sí pueden ser considerados como VASP:

«Los creadores, propietarios y operadores o algunas otras personas que mantienen el control o una influencia suficiente en los acuerdos DeFi, incluso si esos acuerdos parecen descentralizados, pueden entrar en la definición de GAFI de un VASP cuando están proporcionando o facilitando activamente los servicios VASP».

Según Pelle Brændgaard, CEO de la startup de cumplimiento de criptomonedas Notabene, la nueva guía busca determinar los VASP en el ecosistema DeFi basándose en los ingresos de sus participantes. «Si una empresa está extrayendo tarifas de transacción o ingresos directos de un protocolo que controlan, es probable que se clasifiquen como VASP. Los protocolos más descentralizados podrían estar cubiertos también en ciertos casos, pero no en todos», dijo Brændgaard a Cointelegraph.

Además de proporcionar una orientación adicional significativa sobre DeFi, la nueva guía del GAFI también aborda los tokens no fungibles, afirmando que los NFT están excluidos de la definición del GAFI de activos virtuales, pero «estarían cubiertos por las normas del GAFI como ese tipo de activos financieros.»

«Dado que el espacio de los VA está evolucionando rápidamente, el enfoque funcional es particularmente relevante en el contexto de los NFT y otros activos digitales similares. Por lo tanto, los países deben considerar la aplicación de las normas del GAFI a los NFT sobre una base de caso por caso», dice el documento.

La actualización también pide una mayor urgencia para que los reguladores globales implementen la Regla de Viaje, una regulación contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo para las instituciones financieras introducida por el GAFI en 2019. «Los países pueden desear adoptar un enfoque escalonado para la aplicación de los requisitos de la regla de viaje, pero deben continuar asegurando que los VASP tengan medidas alternativas» para mitigar los riesgos de lavado de dinero asociados con las cripto transferencias en el ínterin, señala el documento.

«Con esta guía actualizada, el GAFI aumenta la urgencia, pero también reconoce los problemas del mundo real que los VASP y los proveedores de servicios de la regla de viaje como nosotros les hemos señalado durante el último año. Ahora recomiendan que los reguladores sean flexibles durante el despliegue inicial», dijo Brændgaard.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph