El día de la inauguración de Messari Mainnet 2021, la primera y esperada conferencia sobre criptomonedas de la ciudad de Nueva York desde el inicio de COVID-19, se informó a través de un tuit viral que la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos había entregado una citación a un panelista del evento en la parte superior de una escalera mecánica a plena luz del día. Aunque todavía no está del todo claro quién fue citado (o por qué), no es la primera vez que la SEC se inmiscuye en la industria de las criptomonedas a la vista del público. Retrocedamos apenas dos meses.

El 20 de julio de 2021, el presidente de la SEC, Gary Gensler, emitió sus comentarios en los que esbozaba el alcance de la autoridad de la SEC sobre las criptomonedas:

«No importa si se trata de un token de acciones, un token de valor estable respaldado por valores, o cualquier otro producto virtual que proporcione una exposición sintética a los valores subyacentes. Estas plataformas (ya sea en el espacio financiero descentralizado o centralizado) están implicadas por las leyes de valores y deben trabajar dentro de nuestro régimen de valores».

Al igual que la audaz llegada de la SEC a Mainnet, los comentarios de Gensler definitivamente no surgieron de la nada. Surgieron porque Gensler (junto con su séquito regulador) finalmente llegó a la aterradora comprensión de que las acciones sintéticas de criptomonedas son como las acciones, pero mejores.

¿Qué son los activos sintéticos?

Los activos sintéticos son variantes artificiales de activos existentes cuyos precios están vinculados al valor de los activos que representan en tiempo real. Por ejemplo, una acción sintética del gigante de las energías renovables Tesla puede comprarse y venderse exactamente al mismo precio que una acción real de Tesla en cualquier momento.

Los traders promedio, para quienes los márgenes de ganancia, la accesibilidad y la privacidad personal tienen prioridad. Para ellos, la aparente «realidad» de TSLA adquirida en un broker no se sostiene al lado de las numerosas variantes sintéticas del criptoverso, que pueden adquirirse por una fracción del coste a las 8:00 de la tarde de un domingo. Es más, es sólo cuestión de tiempo que los traders puedan apostar por la TSLA sintética en un protocolo de finanzas descentralizadas para ganar intereses o pedir un préstamo con garantía.

El papel de los sintéticos

Las plataformas descentralizadas construidas sobre una cadena de bloques y los sistemas financieros heredados están a punto de chocar en una de las batallas más tumultuosas de la historia económica, y las declaraciones de Gensler no son más que un disparo en la proa. No se equivoquen: las finanzas descentralizadas (DeFi) y las tradicionales (TradFi) ya han trazado sus líneas de batalla. Recordarán a los poderosos titulares y a los nuevos participantes que, en contra de lo que pueda sugerir la sabiduría contemporánea, los sistemas de exchange imbuyen de valor a los activos, y no a la inversa. Las ramificaciones no pueden ser subestimadas. Los activos sintéticos establecen una igualdad de condiciones en la que los sistemas centralizados y descentralizados pueden competir por los usuarios y el capital; un mercado libre para los mercados.

Normalmente, los mercados digitales admiten una variedad de activos que compiten intercambiándose entre sí. Pero cuando el lado de los activos es fijo (es decir, cuando existen activos idénticos en múltiples plataformas) son los mercados los que compiten por la mayor parte del volumen de negociación diario de cada activo. En última instancia, los traders son los que deciden dónde deben vivir los activos y qué sistemas deben morir.

De acuerdo con esto, aunque Bitcoin (BTC) compite indirectamente con las monedas fiduciarias como una forma única de dinero que se negocia en una red descentralizada, es el conjunto de monedas estables emergentes vinculadas a las monedas fiduciarias el que plantea la amenaza más perniciosa e inmediata para los gobiernos nacionales y sus directores de la banca central. A diferencia de Bitcoin, que a menudo resulta demasiado volátil y exótico para los forasteros, las stablecoins respaldadas por fiat reducen las compensaciones complicadas y se quedan con lo más sencillo: Acceso en todo momento, transferencias internacionales de bajo coste, tipos de interés increíbles y reembolso 1:1 en moneda fiduciaria.

Incluso para los escépticos, las stablecoins son un buen negocio, y el Congreso de EE.UU. ha dado su propia muestra de reconocimiento con su propuesta legislativa de diciembre de 2020 de la Ley STABLE, que requeriría que los emisores de stablecoins adquirieran las mismas cartas bancarias que sus homólogos centralizados de Chase, Wells Fargo, etc.

Las instituciones tradicionales tienen un largo historial de búsqueda, adquisición y, a veces, incluso sabotaje de su competencia. No es difícil ver de dónde viene la aversión de la banca tradicional a lo sintético. A medida que las plataformas descentralizadas se vuelvan más fáciles de usar y vayan ganando popularidad entre las masas, una importante demanda del lado comprador migrará de las plataformas heredadas y sus activos antes exclusivos a los sintéticos nativos digitales.

La saga de Robinhood: El remix

Imagínese lo que podría haber ocurrido si los usuarios de Robinhood tuvieran acceso a acciones sintéticas de GME y AMC el 28 de enero de 2021.

Si incluso una pequeña minoría de la demanda de compra de esas acciones (digamos el 10%) emigrara de Robinhood a las acciones sintéticas de Mirror Protocol, se habría inflado efectivamente la oferta de acciones en circulación y, en consecuencia, se habría suprimido el precio de las acciones. A su vez, los ejecutivos de nivel C de GameStop se habrían visto en una situación realmente difícil.

Y luego, considere también las implicaciones de que los inversores apostaran su GME y AMC sintéticos en los protocolos de DeFi para recibir préstamos hipotecarios y para pequeñas empresas a tipos de interés drásticamente reducidos, dejando definitivamente fuera de la ecuación a los bancos y a otros traders tradicionales.

Un escenario de este tipo haría que GameStop y AMC migraran una fracción de sus acciones a plataformas basadas en blockchain para restablecer mecanismos de precios robustos. Mientras tanto, los inversores del lado minorista, que sólo buscan una experiencia de usuario superior y los beneficios de la interoperabilidad con los protocolos DeFi, saldrían ganando en última instancia, algo que no se oye demasiado a menudo en los mercados financieros modernos.

Desde las acciones hasta las materias primas, pasando por los instrumentos inmobiliarios y los bonos, la aparición de los activos sintéticos perturbará los mecanismos de fijación de precios, catalizará una turbulencia sin precedentes en los mercados financieros y producirá oportunidades de arbitraje imprevistas, como nunca se ha visto en el mundo. Aunque las consecuencias de un cambio tan drástico están más allá de toda predicción, los titulares centralizados no canibalizarán voluntariamente sus modelos de negocio: hay que confiar a los mercados libres la selección de los ganadores.

El futuro de los sintéticos

A medida que la demanda de activos sintéticos alcance y supere la de sus homólogos supuestamente regulados de las TradFi, los capitalistas e inversores del mundo se verán obligados a contemplar lo que de hecho hace que un activo sea «real» en primer lugar, y en última instancia determinará no sólo la dirección de los mercados libres, sino su propia constitución.

Al calor de una crisis existencial, las instituciones financieras y los gobiernos se pondrán, sin duda, manos a la obra: La SEC luchará para erradicar las acciones sintéticas, el Congreso se comprometerá a someter a los emisores de stablecoin para que no desafíen a la élite bancaria internacional, la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC) intervendrá para domar las plataformas que operan con derivados y la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN) seguirá apuntando a aquellos que pretenden proteger la privacidad de los usuarios.

Se avecinan días difíciles, y ya es demasiado tarde para dar marcha atrás a la innovación. Los cTokens de Compound, los Synths de Synthetix y los mAssets de Mirror Protocol ya han abierto la caja de Pandora, mientras que el lanzamiento de los zk-Assets de Offshift, totalmente privados, está previsto para enero de 2022. Sea como sea, la rígida barrera que separa el reino de las finanzas tradicionales del de las plataformas descentralizadas emergentes se desmantelará definitivamente, y surgirá una nueva era de libertad financiera.

Que ganen los mejores sistemas.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí pertenecen únicamente al autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Alex Shipp es un escritor y estratega profesional en el espacio de los activos digitales con experiencia en finanzas y economía tradicionales, así como en los campos emergentes de la arquitectura de sistemas descentralizados, tokenómica, blockchain y los activos digitales. Alex ha estado involucrado profesionalmente en el espacio de activos digitales desde 2017 y actualmente se desempeña como estratega en Offshift, escritor, editor y estratega de la Fundación Elastos, y es un representante del ecosistema en la DAO, Cyber Republic.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio de Cointelegraph