La génesis de bitcoin en 2009 probablemente pasará a la historia como uno de los acontecimientos tecnológicos más notables de todos los tiempos. Demostrando el primer caso de uso real de los registros distribuidos inmutables, transparentes y a prueba de manipulaciones —es decir, la blockchain— estableció la piedra angular para el desarrollo de la industria de las criptomonedas y otras industrias basadas en blockchain. 

Hoy, poco más de una década después, estas industrias están prosperando. La capitalización total del mercado de criptomonedas alcanzó un máximo histórico de 3 billones de dólares en su punto más alto en noviembre de 2021. Ya hay más de 300 millones de usuarios de criptos en todo el mundo, mientras que las predicciones sugieren que la cifra puede superar los mil millones en diciembre de 2022. Aunque fenomenal, este viaje no ha hecho más que empezar.

Varios factores han contribuido al éxito de la industria blockchain y de las criptomonedas hasta ahora. Pero, sobre todo, se debe a ciertas características clave de la tecnología subyacente: descentralización, falta de confianza y seguridad de los datos, por nombrar algunas. Las principales redes blockchain, como Bitcoin, son bastante robustas gracias a su mecanismo de consenso proof-of-work (PoW). Los mineros distribuidos globalmente aseguran estas redes proporcionando «hashing» o poder computacional. Del mismo modo, en el consenso proof-of-stake (PoS) que Ethereum tiene previsto adoptar en breve, los validadores aseguran la red bloqueando o realizando «staking» de los activos digitales.

Sin embargo, la cantidad de mineros o validadores es muy importante en PoW y PoS, respectivamente: más mineros o validadores significa mayor seguridad. Así, solo las blockchains más grandes y establecidas pueden beneficiarse de forma óptima de los mecanismos de consenso convencionales. Por otro lado, las blockchains emergentes suelen carecer de los recursos necesarios para asegurar sus redes por completo, independientemente de su potencial innovador.

Reforzar los marcos de seguridad interchain es una forma de resolver este problema tan pertinente. Además, con innovaciones como el liquid staking, las blockchains PoS más grandes pueden ayudar a asegurar las emergentes, facilitando en última instancia una industria más segura y estable en general.

La seguridad interchain  es importante para las blockchains grandes y pequeñas

Uno podría preguntarse por qué las blockchains más grandes se preocuparían de compartir validadores con las más pequeñas. ¿No se trata de una competencia meritocrática, después de todo? Por supuesto que sí, pero eso no significa necesariamente que haya que restar importancia a la interoperabilidad o a los mecanismos cross-chain. Además, si las blockchains emergentes pero innovadoras prosperan, eso les beneficiará a ellas y al sector en su conjunto. Y esta es la clave para la adopción masiva de la tecnología blockchain, que es el objetivo final a pesar de toda la competencia.

Las blockchains PoS suelen ser más propensas a diversos ataques mayoritarios que sus homólogas basadas en PoW. Como señaló sucintamente Billy Rennekamp, de la Fundación Interchain: «Si uno puede controlar un tercio de una red, puede hacer ataques de censura, y si controla dos tercios de la red, puede controlar la gobernanza y aprobar una propuesta de actualización maliciosa o vaciar el pool de la comunidad con una propuesta de gasto».

Dicho esto, más de 80 blockchains ya utilizan PoS, y habrá más en un futuro próximo, incluyendo Ethereum. Esto se debe principalmente al enorme consumo de energía y al impacto medioambiental de las cadenas PoW. Pero aunque este cambio es bienvenido, podría causar una crisis de seguridad en toda la industria si no se toman medidas sólidas. Si eso ocurre, la industria perderá la confianza de los inversores y todos sufrirán, incluidas las cadenas más grandes con redes PoS bien establecidas. Por lo tanto, mejorar la seguridad interchain es un enfoque en el que todos ganan y, de hecho, es la necesidad del momento.

El liquid staking optimiza la seguridad interchain

Ya conocemos la razón de ser de la seguridad interchain. De hecho, ya está en marcha, gracias al Cosmos Hub. Sin embargo, el viaje está lejos de estar completo. Es posible llevar la seguridad interchain al siguiente nivel con innovaciones como el liquid staking.

Para aquellos que no lo saben, el liquid staking desbloquea la liquidez de los activos en staking (bloqueados) en blockchains PoS u otros pools de staking. Esto es crucial porque, de lo contrario, la liquidez en staking permanece infrautilizada. Los usuarios no pueden utilizar sus activos en staking en las finanzas descentralizadas (DeFi), lo que les impide generar rendimientos óptimos. Al ofrecer derivados tokenizados de estos activos en staking, la liquidez en staking permite a los individuos cosechar los beneficios del staking y de DeFi simultáneamente. Esto permite una utilidad adicional además de maximizar el rendimiento.

Si estas ventajas parecen demasiado monetarias para algunos, es porque pasan por alto un aspecto más crítico. El mecanismo que permite a los protocolos de liquid staking liberar valores bloqueados también mejora la seguridad interchain. En términos sencillos, esto funciona permitiendo que los validadores de las blockchains PoS establecidas como Cosmos —también conocida como la cadena de proveedores— verifiquen las transacciones en cadenas más pequeñas de «consumidores». Los validadores no se desmarcarán en el proceso, ya que eso significaría perder los activos que tienen en staking apostado en la cadena de proveedores.

Sin embargo, el significado más específico del liquid staking es que amplía el alcance de la seguridad interchain. Los activos con liquid staking pueden representar el valor de los activos en staking en cualquier cadena de productores, que luego pueden utilizarse para compartir validadores con casi cualquier cadena de consumidores. En otras palabras, lo que actualmente es posible principalmente en Cosmos puede ser ampliamente accesible con el liquid staking.

Tushar Aggarwal es uno de los 30 menores de 30 años de Forbes y el fundador y director general de Persistence, un ecosistema de aplicaciones financieras de vanguardia centrado en liquid staking.

Este artículo tiene fines de información general y no pretende ser ni debe ser tomado como asesoramiento legal o de inversión. Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista u opiniones de Cointelegraph.

Sigue leyendo: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio de Cointelegraph