El autodenominado «Crypto King» de 23 años se enfrenta a una serie de demandas entre 140 de sus inversores que intentan recuperar un total de 35 millones de dólares de su empresa AP Private Equity Limited.

Según un informe del martes de la CBC, los acreedores están trabajando duro para tratar de desentrañar a dónde fue a parar todo el dinero que dicen haber entregado al canadiense Aiden Pleterski para que hiciera inversiones en criptomonedas y divisas en su nombre.

Un informe del síndico de la quiebra, las actas de las reuniones de acreedores, los expedientes judiciales y las denuncias presentadas ante Investigation Counsel PC revelan que Pleterski poseía 11 vehículos, alquilaba otros cuatro autos de lujo, volaba regularmente en aviones privados y vivía en una mansión frente al lago cuyo alquiler ascendía a 45,000 dólares al mes.

Hasta ahora se han incautado bienes por valor de unos 2 millones de dólares, entre ellos dos McLaren, dos BMW y un Lamborghini.

Norman Groot, fundador de Investigation Counsel PC —un bufete de abogados especializado en la recuperación de fraudes— afirmó que la «gran tasa de consumo del estilo de vida» aún no «da cuenta de la cantidad de dinero que falta».

Una demanda inicial interpuesta contra Pleterski dio lugar a la congelación de sus bienes y cuentas bancarias, pero ahora ha sido sustituida por un procedimiento de quiebra. En este momento, es el único proceso de recuperación para los inversores porque los procedimientos de quiebra tienen prioridad sobre las demandas civiles.

Groot dijo que «la única otra vía disponible para los inversores sería hacer denuncias a la Comisión de Valores de Ontario y a la policía«.

«Esos procesos son largos», dijo y añadió: «Cuanto más tiempo pasa, menos probable es que se recuperen las pruebas y menos probable es que se recupere el dinero«.

Groot dijo que las señales de advertencia para los inversores sobre los rendimientos excesivamente altos estaban a la vista, declaró que:

«Un interés del cinco por ciento [a la semana] no está disponible en el mercado abierto. Es poco probable que un chico de 23 años se convierta en el próximo Bill Gates: habla con alguien conservador y pide una segunda opinión».

La acreedora Diane Moore invirtió 60,000 dólares y dijo que su contrato de inversión le otorgaba un grueso del 70-30 sobre cualquier ganancia de capital, que estaba orientada al 10-20% quincenal.

«Todo se basaba en la confianza», dijo, afirmando que le faltaban 50,000 dólares.

El abogado de Pleterski, Micheal Simaan, ha rebatido las acusaciones y ha dicho que su cliente ha cooperado plenamente con el proceso de quiebra.

Según Simaan, su cliente empezó a invertir en criptomonedas cuando era adolescente. Su éxito durante los mercados alcistas hizo que otros ofrecieran dinero en efectivo libremente para invertir con la esperanza de hacerse ricos.

«Sorprendentemente, parece que nadie se molestó en considerar qué pasaría si el mercado de criptomonedas se desplomara o si Aiden, siendo muy joven, estaba cualificado para manejar este tipo de inversiones».

Pleterski afirmó que su compañía de inversiones tuvo problemas gracias a «una serie de ajustes de margen y malas operaciones», posiblemente exacerbadas por la caída del mercado y el actual criptoinvierno.

Dijo que todo el dinero adelantado por los inversores a finales de 2021 y principios de 2022 ha desaparecido.

El síndico señaló que todavía tenían que recibir pruebas de apoyo de las operaciones después de solicitar pruebas de transacciones y estados de cuentas bancarios.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:  

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio Cointelegraph