La editorial de libros de texto Pearson ha revelado sus planes de utilizar tokens no fungibles (NFT) para hacer un seguimiento de las ventas de libros de texto digitales y «disminuir el mercado secundario».

Según un informe de Bloomberg del lunes, el CEO de Pearson, Andy Bird, quiere signar NFT a sus libros de texto digitales para llevar un mejor seguimiento de las ventas y capturar los ingresos que antes se perdían en el mercado de segunda mano.

Bird espera que la empresa pueda utilizar la tecnología para obtener una comisión sobre las ventas de segunda mano de sus libros de texto, que normalmente se realizan de forma privada de un estudiante a otro. Bird señaló:

“Las tecnologías como blockchain y los NFT nos permiten participar en cada venta de ese artículo en particular a medida que pasa por su vida. La posibilidad de participar en los ingresos posteriores […] me parece realmente interesante.”

Señaló que un libro de texto de Pearson suele revenderse hasta siete veces a lo largo de su vida. 

Mientras Pearson explora sus opciones con la tecnología blockchain para aprovechar los ingresos por ventas, Bird añadió que su empresa estudiará las formas en que su compañía puede aprovechar el metaverso:

“Tenemos todo un equipo trabajando en las implicaciones del metaverso y lo que podría significar para nosotros.”

Entrar en el metaverso podría ser lucrativo a medio plazo, ya que la capitalización del mercado del mundo virtual cumplirá las expectativas al superar los USD 50,000 millones en 2026.

La editorial londinense forma parte de una cohorte creciente de entidades académicas que se adentran en el metaverso. La semana pasada, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong (HKUST) puso en marcha su primera clase en el Metaverso.

Sin embargo, los planes de la empresa de utilizar los NFT han sido recibidos con algunas críticas por parte de la comunidad.

Algunos académicos, como el investigador de Intel Zane Griffin Talley Cooper, criticaron la «publicación académica depredadora» de Pearson, aunque admitieron que es «probable que la tecnología NFT se esté moviendo en esa dirección». En su tuit del martes, Cooper añadió: «Tenemos que vigilar este asunto con cuidado».

Otros dicen que los supuestos planes de Pearson para los NFT en realidad no utilizan la tecnología de NFT.

El analista de tecnología Ian Cutress dijo en un tuit el martes que «NFT solo es una palabra de moda aquí», y que lo que Pearson está llamando NFT solo es un código por el que los compradores de segunda mano tendrán que pagar una cuota para activar sus libros digitales.

Pearson es una de las mayores editoriales del mundo: tuvo ingresos de USD 4,200 millones en 2021. Sus libros de texto se utilizan en institutos, colegios y universidades de todo el mundo.

La empresa va camino de batir esa marca en 2022, ya que sus ingresos en el primer semestre fueron de USD 2,200 millones, y las ganancias han subido un 14%, hasta los USD 208.7 millones, en el mismo periodo, según informó el lunes la publicación británica Telegraph.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

Tomado del sitio de Cointelegraph