Esta semana se ha desatado una gran expectación en Nueva York con el lanzamiento del primer fondo cotizado en bolsa (ETF) de Bitcoin aprobado por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. El ETF Strategy Bitcoin de ProShares (BITO) tuvo un debut sorprendente en la Bolsa de Nueva York, pasando a la historia como el segundo fondo más negociado en el día de apertura, y algunos lo calificaron como «un momento decisivo para la industria de las criptomonedas.»

Pero otros, como el CEO de Arca, Rayne Steinberg, tenían «sentimientos encontrados» sobre los acontecimientos. Aunque se alegró de que un vehículo de inversión en criptomonedas tan esperado recibiera por fin la aprobación regulatoria (poniendo fin a ocho años de futilidad por parte de los emisores de fondos estadounidenses), tenía algunos recelos sobre el producto que finalmente recibió la aprobación de la SEC, concretamente el hecho de que estuviera basado en futuros y no siguiera el precio de Bitcoin (BTC) directamente.

«No creemos que un ETF de futuros sea una buena manera de conseguir exposición a Bitcoin», dijo Steinberg en un blog, y agregó: «Los ETF basados en futuros funcionan para el comercio a corto plazo, pero tienen enormes problemas de error de seguimiento en períodos largos, que es lo que la mayoría de los inversores están buscando cuando se trata de la exposición a Bitcoin».

Markus Hammer, abogado y director de la consultora Hammer Execution, estuvo de acuerdo con algunos otros en que el evento fue un hito, pero advirtió: «Es sólo un hito con mucho camino por delante», informando además a Cointelegraph: «Como inversor, si quieres ir largo en cripto (y muchos lo hacen) prefieres un fondo que siga Bitcoin ‘físico’ y no un derivado de él».

El ETF de ProShares es una apuesta sobre los futuros movimientos del precio de BTC. Es decir, «el producto se desvía en última instancia del propio precio de BTC, junto al hecho de que ProShares, como emisor, es un intermediario más y, por tanto, un riesgo de contrapartida para el inversor».

ETF basado en futuros o en el activo físico: ¿Importa?

Muchos inversores institucionales probablemente esperarán a un ETF de Bitcoin respaldado en físico (vinculado al mercado al contado, no al mercado de derivados) que siga el precio real de la criptomoneda, dijo a Cointelegraph, Campbell Harvey, profesor de negocios internacionales de la Universidad de Duke. El mercado de futuros de BTC es relativamente pequeño, explicó, «y la presión de compra en los futuros conducirá a un ‘retorno negativo'», lo que significa que:

«Estás pagando una prima para comprar los futuros cada vez que abres el siguiente contrato. Es mucho más directo comprar el activo físico, pero la SEC no ha dado ninguna indicación de que esté dispuesta a permitirlo».

En una entrevista con CNBC poco después del lanzamiento del fondo el pasado 19 de octubre, el presidente de la SEC, Gary Gensler, sugirió por qué la agencia sólo había permitido esta vía indirecta al espacio de las criptomonedas: «Lo que tenemos aquí es un producto que ha sido supervisado durante cuatro años por un regulador federal de EE.UU., la CFTC, y que ha sido envuelto en algo que está dentro de nuestra jurisdicción [es decir, la SEC] por la Ley de Compañías de Inversión de 1940, por lo que tenemos cierta capacidad para llevarlo dentro de la protección de los inversores».

En otras palabras, el nuevo producto tendrá dos capas de protección (la CFTC y la SEC) contra posibles hackers, manipuladores y defraudadores.

Cualquiera que sea su pedigrí, el fondo de ProShares obviamente resonó con los inversores, al final de su segundo día de negociación, había alcanzado mil millones de dólares en activos bajo gestión, la primera vez que un ETF ha alcanzado esa marca.

«Este es el primer ETF estadounidense que está diseñado para rastrear a Bitcoin, y eso ciertamente significa algo», dijo Jeff Dorman, director de inversiones de Arca, a Cointelegraph, «pero definitivamente no es el producto que el mercado quería ni es uno que los asesores financieros se sientan cómodos ofreciendo, por lo que probablemente conducirá a una menor adopción de lo que tendría un ETF respaldado en físico».

Algunos, incluido Harvey, vieron la importancia del hecho de que Invesco, uno de los principales proveedores de ETF, anunciara el lunes que abandonaba su intento de emitir un ETF de futuros de BTC (al menos por el momento) y se centraría en cambio en «perseguir un ETF de activos digitales con respaldo físico», dijo un vocero de Invesco a Bloomberg.

¿Se apresurarán los fondos de pensiones a invertir en el ETF?

Preguntado por los fondos de pensiones, un subgrupo cauteloso pero enorme dentro del firmamento de los inversores institucionales, Dorman dijo a Cointelegraph: «Los fondos de pensiones han estado haciendo su debida diligencia durante años» con respecto a las criptomonedas, pero es poco probable que un ETF de futuros de Bitcoin «mueva la aguja» mucho con esta clase de inversores. «Pero si el ETF conduce a mayores capitalizaciones de mercado y a una mayor liquidez, entonces el mero crecimiento del tamaño del mercado facilitará que las fondos de pensiones inviertan cómodamente».

«El ETF de futuros de Bitcoin de ProShares sin duda eleva el perfil de Bitcoin en la comunidad de inversores institucionales», dijo Ben Caselin, jefe de investigación y estrategia del exchange de criptomonedas AAX, a Cointelegraph, y podría facilitar que los fondos de pensiones ganen exposición a las criptomonedas. «Sin embargo, tendría que haber una mayor variedad de tipos de ETF de Bitcoin, incluidos los respaldados físicamente para que los actores más grandes entren en el mercado con el respaldo de un ETF», añadió Caselin.

Nigel Green, CEO de la empresa de soluciones financieras deVere Group, dijo en una declaración enviada por correo electrónico a los suscriptores que el ETF basado en futuros de ProShares «inevitablemente atraerá a un número creciente y a una gama más amplia de participantes activos en el mercado, incluidos los que utilizan fondos de pensiones y cuentas de jubilación y de corretaje», pero Dorman, por su parte, declaró que «los ETF no están realmente diseñados para los inversores institucionales, es más bien un producto minorista».

Cualquier inversor institucional que quiera conseguir exposición a Bitcoin ya tendría diferentes formas de conseguirlo, explicó Dorman, «así que esto no cambiará mucho. Creo que veremos una mayor adopción institucional de todos los activos digitales, pero es probable que la adopción institucional de Bitcoin sea menor que la de otros activos digitales que pueden entenderse y valorarse más fácilmente. Ya estamos viendo cómo ganan protagonismo las nuevas rampas de entras: los NFT, juegos ‘play-to-earn’ y DeFi».

¿Atraerá a los usuarios individuales?

¿Y los inversores minoristas? ¿Será atractivo un ETF de Bitcoin basado en futuros, o es demasiado técnico?

«Hay un montón de traders minoristas de acciones que utilizan aplicaciones de comercio que no se sienten cómodos comprando Bitcoin en el mercado al contado, y mucho menos retirando esos fondos a una billetera privada», dijo Caselin, y agregó: «En algunas jurisdicciones, los traders minoristas pueden no estar autorizados a negociar en exchanges de criptomonedas centralizados. Los ETF abren nuevas vías para ganar exposición a la acción del precio de Bitcoin».

Por otro lado, se podría decir que los «derivados subyacentes complejos y con precios separados» del ETF de ProShares añaden «una capa adicional de complejidad para aquellos que han estado queriendo comprar Bitcoin de forma fácil y segura», dijo John Iadeluca, CEO de Banz Capital, a Cointelegraph, mientras que Harvey añadió que «los inversores minoristas pueden obtener fácilmente la exposición a la criptomoneda utilizando los brokers existentes como Coinbase o Robinhood. Pueden obviar el ETF y evitar los futuros».

Aun así, «un ETF es un producto financiero tradicional que puede negociarse públicamente en bolsa como una acción», señaló Hammer. «Esto ciertamente hará que sea algo atractivo para un cliente minorista poco sofisticado participar en el espacio cripto a través de su cuenta de trading existente y el sistema bancario (centralizado) familiar». No tienen que lidiar con las decisiones de almacenamiento en caliente o en frío, los exchanges de criptomonedas, el fraude, las cuestiones fiscales y similares. «La comodidad hace la magia aquí».

¿Está un ETF de Ether dentro de las posibilidades?

Bitcoin no es la única estrella de la galaxia cripto, por supuesto. De hecho, su dominio ha ido disminuyendo en el último año, e incluso se habla de un eventual «flippening» en el que Ether (ETH) supere la capitalización de mercado de Bitcoin. Cabe preguntarse: ¿Qué tan lejos está un ETF de Ether de ser aprobado por la SEC?

«Dado que Ethereum es la segunda criptomoneda más grande del mundo, la posibilidad de un ETF de Ethereum es alta», dijo Jay Hao, CEO de OKEx, a Cointelegraph, «pero todavía necesita tiempo para madurar».

«Ethereum tiene un historial de seguimiento de Bitcoin en términos de acción de precios y atención», dijo Caselin. «Sin embargo, a diferencia de Bitcoin, Ethereum no sería adecuado como moneda de curso legal. Además, Ethereum todavía está en su fase experimental, y aunque el proyecto ha funcionado excepcionalmente bien, todavía hay preguntas en torno a cómo será la transición al [protocolo de consenso] proof-of-stake». Por ahora:

«Ethereum es más sobre la plataforma que sobre el activo. No veo un ETF de Ethereum en el futuro cercano hasta que el espacio haya madurado más».

Iadeluca no está de acuerdo con esa idea. «Creo que la aprobación de un ETF de futuros de Ethereum es mucho más probable ahora», particularmente porque los productos de inversión basados en Ethereum han seguido de cerca los desarrollos de productos institucionales de Bitcoin dentro de los principales mercados. «Sin embargo, esto puede llevar algún tiempo».

¿Un punto de inflexión importante?

En definitiva, ¿qué lugar ocupan los acontecimientos de la semana en la escala de importancia histórica de las criptomonedas? ¿Fue éste, en efecto, un momento «decisivo» en el que todo cambió?

«Esto es sin duda un hito importante para el desarrollo continuo de la industria de las criptomonedas», dijo Hao a Cointelegraph. Una mayor atención y participación de los inversores institucionales sólo puede ayudar a la adopción masiva. «A medida que la tasa de adopción de Bitcoin y las criptomonedas crezca, la industria seguirá floreciendo».

Harvey, sin embargo, advirtió sobre la posibilidad de sucumbir al hype. «En general, todo el espacio se ve frenado por la incertidumbre regulatoria, y se necesita orientación adicional», dijo a Cointelegraph, mientras que Hammer agregó que «lo que el mercado está buscando es un ETF físico en lugar de un ETF de futuros de la criptomoneda». También estuvo de acuerdo en que el mercado aún carece de claridad regulatoria:

«Mientras no se defina una taxonomía cripto uniforme, no se asignen claramente las responsabilidades entre las autoridades supervisoras y no haya un marco legal que regule las criptomonedas en general, y especialmente los token DeFi y las stablecoins, no se gana nada».

La superación de la barrera de ETF por parte de ProShares sigue siendo un momento «agridulce» para Dorman. Por un lado, es «estupendo ver cómo se alcanza otro hito», pero también es decepcionante porque «se trata de otro producto defectuoso con elevadas comisiones y un importante error de seguimiento que cotiza exclusivamente en una bolsa elegida por la SEC».

Del mismo modo, no hay que perder de vista el bosque por culpa de los árboles. Los acontecimientos de esta semana podrían considerarse una especie de prueba, «para ver si los inversores convencionales están preparados para incluir las criptomonedas en sus carteras junto con otros activos, como las acciones y los bonos», dijo Green. «Y parece, a juzgar por la reacción, que lo están».

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph