Hechos clave:

La idea de que el poder debe estar más distribuido en las sociedades actuales es un viejo anhelo de idealistas y un arma discursiva de quienes aspiran, precisamente, a tener cada vez más poder. 

Sin embargo, con el tiempo, la lucha por el poder ha adquirido matices inesperados. Por ejemplo, con la llegada de Internet, el crecimiento del espíritu open source y la creación de Bitcoin se ha conseguido disminuir el efecto de una especie de síndrome de Estocolmo social. Es decir, la manera con la que muchos construyen su relación con los gobiernos, los Estados y las compañías que administran sus aplicaciones o productos favoritos. 

Si pienso en Bitcoin y en Ethereum, me parece ver una expresión de este dilema: ¿quién controla cada una de estas esferas de actividad? Cuando escucho a cada uno de los actores, parece claro que el discurso es muy similar. Todos hablan sobre la capacidad de estos sistemas monetarios para distribuir el poder, para descentralizarlo o para enfrentar los poderes establecidos, representados por gobiernos y bancos. Se trata de construir una sociedad más justa, dicen los más idealistas. Pero los discursos son una cosa y los actos otra.  

Publicidad

En el caso de Ethereum, hay un claro compromiso por complacer las expectativas de una sola persona: Vitalik Buterin. No quiero borrar de un plumazo las contribuciones de los desarrolladores que trabajan para mejorar Ethereum, tampoco a quienes han invertido en la creación de aplicaciones, los comerciantes o traders y los casi extintos mineros de esta red. Pero, como hemos visto, cuando alguien tiene una opinión distinta de la de Buterin, la sugerencia del «jefe» suele ser que invierta en otra criptomoneda, que bifurque o que mine Ethereum Classic

La decisión de eliminar la minería de Ethereum y arrinconar a sus mineros es un claro ejemplo sobre cómo el discurso sobre la descentralización no se compagina con la realidad. Respecto a los cambios en Ethereum, una persona decide, como propietario o dirigente de una empresa personal.  

Tarjeta gráfica de Ethereum tirada en un cesto.
La minería de Ethereum desaparecerá en las próximas semanas, de acuerdo con el plan de sus desarrolladores. Muchos mineros se encuentran en una encrucijada como consecuencia. Fuente: pngwing ; ARVD73 / stock.adobe.com.

¿Tiene importancia para Buterin el destino de miles de personas que invirtieron tiempo y dinero en este proyecto? Parece que no. 

Publicidad

Lo que le importa, de alguna manera, es satisfacer su ego, demostrar que tiene más poder, incluso a través del tono de sus comentarios, casi siempre cargados de sarcasmo y prepotencia respecto a las opiniones y decisiones de otras personas.  

Vitalik Buterin utiliza el discurso sobre la libertad individual y el enfrentamiento a los poderes establecidos (y ahora el de la protección al medio ambiente) como una forma de reafirmar el aura que Ethereum adquirió gracias a Bitcoin. El sistema de transferencia de dinero en efectivo creado por una entidad anónima y desconocida, denominada Satoshi Nakamoto, despertó el interés de muchas personas por su filosofía, que en este caso sí está estrechamente unida a su funcionamiento.  

Valga decir que Nakamoto ni siquiera aspiró a tener el reconocimiento público al cual Buterin parece ser adicto. De hecho, el primero delegó todas las responsabilidades en la comunidad de usuarios de la red. En esto radica la diferencia fundamental en términos de la distribución de poder entre Bitcoin y Ethereum. 

Publicidad

El control de Bitcoin no depende de una persona, ni siquiera de la actividad específica de un grupo de personas. 

Los tres pilares del poder en Bitcoin 

A diferencia de lo que ocurre en Ethereum, el poder en Bitcoin no lo tiene una persona. El poder en Bitcoin descansa en tres ámbitos de actividades, tres pilares: comerciantes o propietarios de criptomonedas, desarrolladores y mineros. Cada una de estas actividades ofrece distintas cuotas de poder para quienes la realizan, en términos individuales. Ningún grupo, ningún individuo, puede decidir por sí mismo cuál será el presente o futuro de Bitcoin. 

Los desarrolladores, incluso el grupo de diez o doce desarrolladores que más participa en la programación de mejoras, no pueden cambiar las condiciones de Bitcoin sin el consenso del resto. Si lo hicieran de manera arbitraria, solo bastaría bifurcar la red para volver al estado previo de desarrollo. 

Publicidad

Los comerciantes no pueden inclinar por sí mismos la balanza del poder hacia su propia esfera de actividad, incluso si se trata de una ballena que quiere movilizar el mercado. Su efecto es momentáneo y no tiene ninguna implicación respecto al funcionamiento como sistema de Bitcoin. Quizá en este sentido, los comerciantes y usuarios de aplicaciones y tokens de Ethereum se parecen a los de Bitcoin. Al fin y al cabo, se trata de dinero. 

Los mineros de Bitcoin, por su parte, no pueden controlar Bitcoin, porque sumar o restar participación o poder de cómputo, solo tendría un efecto momentáneo. Bitcoin está diseñado de tal manera que se ajusta a las condiciones reales de participación. No importa si se pagan muchas máquinas de manera abrupta, por la razón que sea, el sistema se ajusta en poco tiempo. 

Además, las probabilidades de que un minero de Bitcoin quiera conseguir una cuota de poder mayor, atacando la red, se minimiza porque el sistema precisamente estimula la colaboración y la honestidad de las personas que ejecutan esta actividad. Atacar la red, significaría perder dinero, probablemente.  

Publicidad

No hay precedentes conocidos sobre la próxima actualización de Ethereum, que cambiará la manera de verificar las transacciones de la red y obtener recompensas por esta tarea. Juzgar si será lo mejor o lo peor para esta red puede ser difícil de determinar. Lo que sí puede ser cierto es que la voluntad de una persona podría estar impulsando cambios en la forma en que las personas participan en la red, restándole poder de decisión a más personas; concentrándolo en cada vez menos personas.  

¿Qué garantiza que los validadores no pierdan su capacidad para decidir en el futuro, si un nuevo cambio los borra del sistema? 


Descargo de responsabilidad: Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no necesariamente reflejan aquellas de CriptoNoticias.

Publicidad

Autoria desde Criptonoticias.com