Recientemente, Cointelegraph habló con el alcalde de Miami, Francis Suárez, tras el anuncio de que los residentes de Miami con una cartera digital pueden obtener un dividendo en Bitcoin.

La empresa que establece la infraestructura para que los dividendos de Bitcoin lleguen a manos de los ciudadanos es CityCoins, un protocolo de código abierto que proporciona mecanismos de recaudación de fondos para las ciudades. 

Miami y la ciudad de Nueva York son las dos ciudades inaugurales que han comenzado a recaudar fondos, a través de MiamiCoin y NYCCoin. Sin embargo, ni Miami ni la ciudad de Nueva York poseen realmente MiamiCoin (MIA) o NYCCoin, sino que sus carteras de tesorería están llenas de Stacks (STX). 

Según una presentación realizada en la Conferencia Norteamericana de Bitcoin 2022 en Miami, por el líder de la comunidad de CityCoins, Andre Serrano, MiamiCoin ha recaudado 24.7 millones de dólares en STX, mientras que NYCCoin ha recaudado 30.8 millones de dólares que se mantienen en la tesorería de su ciudad.

Para que los residentes puedan adquirir CityCoins, primero deben comprar STX en un exchange como Okcoin o Binance. El martes, Coinbase había planeado listar STX para su comercialización, pero retrasó el lanzamiento hasta nuevo aviso.

Stacks es la blockchain que busca hacer programable el Bitcoin (BTC). Los CityCoins son tokens fungibles construidos en la blockchain de Stacks, y se despliega un contrato de tokens CityCoins por ciudad. Serrano dijo:

«Las CityCoins tienen el potencial de transformar la forma en que las personas interactúan con sus ciudades al alinear los incentivos entre los gobiernos locales y los residentes de la ciudad».

Añadió que las CityCoins pueden «desbloquear el valor cultural de una ciudad a la vez que proporcionan nuevas oportunidades para los creadores», comparando cómo Los Ángeles es conocida por Hollywood, con el potencial de Miami para ser conocida como la capital de las criptomonedas de Estados Unidos si MiamiCoin tiene éxito. 

A alto nivel, es la comunidad la que mina para crear CityCoins. La minería de CityCoins se realiza mediante el envío de tokens STX al contrato inteligente en un determinado bloque de Stacks. Los mineros son recompensados con nuevos tokens CityCoins. A diferencia de Bitcoin, no existe un límite máximo para CityCoins.

Según Serrano, CityCoins proporciona a una ciudad un modelo de negocio al ofrecer incentivos a sus ciudadanos para obtener ingresos pasivos: El 30% de las recompensas de la minería se envía a la cartera de reserva de la ciudad, mientras que el 70% de las recompensas de la minería se distribuye a las personas que deciden apostar sus CityCoins.

Explicó que cuanto más valiosa es la MiamiCoin, más mineros están dispuestos a minarla, lo que aumenta la cantidad de bloques STX que están dispuestos a aportar. Como resultado más bien indirecto, los fondos de la tesorería crecen, y como los bloques rinden Bitcoin, esos ingresos de la minería de MiamiCoin pueden entonces distribuirse como dividendos a los titulares de las monedas.

Las CityCoins son programables, lo que significa que se pueden desarrollar contratos inteligentes en torno a los tokens CityCoins. Serrano ofreció algunos casos de uso en el mundo real que incluyen la concesión de descuentos a los residentes por utilizar el transporte público o comprar en la localidad, o incluso la posibilidad de pagar las NFT. Los tokens también podrían utilizarse potencialmente para crear registros locales y escrituras de propiedad.

Todavía no se ha determinado cómo se asignarán los fondos en Miami. Sin embargo, Serrano sugirió que una prioridad para la ciudad es mejorar el sistema de educación pública. Una vez que la ciudad decida reclamar y convertir STX a USD para financiar un proyecto público, entonces los residentes podrían empezar a recibir dividendos de BTC.

Para recibir la opinión del público sobre cómo Miami debería gastar sus fondos, MiamiCoin alberga una aplicación llamada MiamiVoice que permite a los residentes proponer ideas y votarlas.

Tomado del sitio Cointelegraph