A principios de este verano, CNN y el New York Times advirtieron que la burbuja de las tokens no fungibles (NFT), alimentada por el interés de los coleccionistas y por las valoraciones astronómicas del arte digital, podría estar ya explotando.

Como sexto empleado de una startup de redes sociales llamada Wildfire (que fue adquirida por Google en 2012), estoy muy familiarizado con los escépticos y los cuentos de precaución cuando se trata de tecnologías nuevas y emergentes. Basándome en mis experiencias en el ámbito del entretenimiento, las licencias y la tecnología Blockchain, sostengo que si la llamada burbuja de los NFT está explotando, podría ser algo positivo para el futuro de la industria. El sector es tan incipiente que ahora mismo somos el primer bateador de la primera entrada.

NFT: el sector a explorar

La atención del público siempre está cambiando de una tendencia a otra, así que, naturalmente, el aumento de popularidad de los NFT que hemos estado viendo acabará disminuyendo. Esto nos presenta en la industria una increíble oportunidad para explorar las muchas puertas que los NFT abrirán a los creadores, a los propietarios de la propiedad intelectual y a los consumidores por igual.

Para las marcas que buscan crecer y llegar a nuevas audiencias, los NFT están surgiendo como un canal de marketing de buena fe. Una vez que los NFT obtengan un mayor reconocimiento más allá del hype inicial, los creadores tendrán la capacidad de llegar a más y más usuarios. Plataformas como Telegram, Twitch y Discord ya demostraron las muchas maneras de crear y alimentar una base de fans. Imagínate lo que un mercado de NFT robusto añadirá a este movimiento creciente.

Como certificados digitales de autenticidad, los NFT pueden funcionar como guardianes de los derechos de propiedad intelectual. En última instancia, el espacio de los NFT se parecerá al modelo de publicación de música, en el que los editores de música y los compositores acumulan catálogos de derechos de autor que proporcionan un flujo persistente de regalías a perpetuidad, lo que impulsa la valoración a largo plazo. La creación de una plataforma de gestión que permita a los propietarios de la propiedad intelectual gestionar las transacciones de NFT (piense en inteligencia empresarial, análisis y capacidades de CRM) está en el horizonte.

Los NFT también sirven como pasaportes digitales, revolucionando por completo la experiencia de los fans y reimaginando la idea del club de fans para los artistas, las marcas y los propietarios de la propiedad intelectual. A medida que el mundo vuelva a la normalidad tras la pandemia de COVID-19, los fans utilizarán su cartera de NFT para desbloquear ofertas entre bastidores, experiencias VIP y encuentros especiales. Dado que los activos digitales, al igual que los bienes tangibles, se basan en los principios económicos de la oferta y la demanda, la escasez potenciará el valor y aumentará el número de consumidores y nativos digitales que busquen entrar a pie de calle. Además, los NFT basados en la proximidad impulsarán las experiencias, tanto offline como online.

Los NFT: avanzando

El futuro de los NFT es cada vez más potente a medida que en el sector seguimos pensando ante todo en los aficionados y los consumidores. Debemos apartar la atención de los medios de comunicación y de los consumidores de las cifras de ventas primarias de seis y siete cifras para centrarnos en la creación de valor real mediante la infusión de una verdadera utilidad en los NFT. Debemos centrarnos en la creación de colecciones inteligentes y estratégicas de NFT (en contraposición a los lanzamientos puntuales) que adquieran mayor valor con el paso del tiempo a medida que la utilidad de los NFT adquiridos sea cada vez más evidente para los aficionados.

El sector está evolucionando rápidamente de lo que considero NFT 1.0 (activos como coleccionables digitales) a NFT 2.0 (activos como vehículos para contar historias. Proyectos como Stoner Cats son la punta del iceberg en lo que respecta a la utilización de los NFT como tokens de acceso para ver contenidos de vídeo exclusivos. Lo que me entusiasma aún más son los NFT como vehículos de narración, en los que estos activos son impulsados por profundas estrategias de gamificación y capas de la comunidad y se convierten en componentes críticos de una experiencia de narración multiplataforma y transmedia.

En Wildfire, siempre hemos sido conscientes de que la marea creciente levanta todos los barcos. Hicimos importantes esfuerzos para reforzar no sólo nuestra empresa, sino toda la categoría de marketing en redes sociales. Lo mismo pienso de la naciente industria del NFT. Lo más importante es que las empresas de NFT sigan centrándose firmemente en los fans y los consumidores para evitar que nos convirtamos en una industria que se hunda bajo la percepción de que se trata de un dinero mal invertido y de poca visión de futuro.

Los NFT se convertirán en el pasaporte permanente de los fans y en la puerta de acceso a experiencias únicas, tanto online como offline. Esto ocurrirá a medida que las colecciones de NFT se vuelvan más inteligentes, más estratégicas, más gamificadas y ofrezcan una utilidad significativa que mantenga el compromiso de los fans a largo plazo.

A medida que la industria madure, la gente se volverá más sofisticada en su forma de pensar sobre los NFT y el valor final que los NFT ofrecen tanto a los fans como a los propietarios de la propiedad intelectual. La utilidad será cada vez más importante a medida que los aficionados y los consumidores traten de comprender mejor el factor «y qué» que hay detrás de los NFT. Y qué, si soy dueño de esta NFT.. ¿Qué puede hacer por mí? ¿Qué beneficios aporta a mi vida? ¿Qué valor obtengo al poseer esta NFT y cuánto durará este valor?

El sector seguirá avanzando a pasos agigantados a medida que los principales innovadores del sector se centren en la comunidad, las mecánicas de juego y la narración de historias, para que los NFT que sacamos al mercado tengan un valor y una utilidad reales.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y operaciones implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Ben Arnon es el cofundador y director de ingresos de Curio, una plataforma de NFT para la industria del entretenimiento. La carrera de Ben comenzó en el negocio del entretenimiento con funciones de liderazgo en Jersey Films, Universal Pictures, Universal Music Group y Yahoo! Music. En 2010, se unió a la nueva empresa tecnológica Wildfire y ayudó a escalar la empresa hasta su adquisición por parte de Google. Ben ocupó un puesto de liderazgo en ventas en Google durante cuatro años, antes de volver a dedicarse al entretenimiento.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio de Cointelegraph