Hechos clave:
  • Con el alza de las tasas de marzo y julio de 2022, bitcoin ha tenido un auge en su precio.

  • En mayo y junio, los aumentos de tasas ocurrieron en fases bajistas del precio de bitcoin.

Mientras que las cifras de la inflación en Estados Unidos crecen mes a mes y se aproximan al doble dígito, la Reserva Federal de ese país ha continuado con su estrategia de una política monetaria más estricta. La meta a mediano plazo es estimular el ahorro y controlar la inflación a través del aumento progresivo de las tasas de interés, lo cual hace más costoso el acceso al crédito.

Las autoridades monetarias de EE. UU. transitan por una delgada línea en la que los intentos de domesticar la inflación pueden conducir a una recesión. De hecho, al declararse este jueves 28 de julio la segunda contracción económica trimestral consecutiva, la economía estadounidense estaría ya en recesión, tal como lo reportó CriptoNoticias.

En el primer trimestre de 2022, como se ve en el gráfico, el decrecimiento del producto interno bruto de EE. UU. fue de 1,6%, seguido por una contracción en el segundo trimestre de 0,9%.

Publicidad

Cambio porcentual trimestral del producto interno bruto (GDP) de Estados Unidos. Fuente: Departamento de Comercio.

Es plausible que el aumento de las tasas de interés tenga un impacto en bitcoin, porque hace los préstamos, con los que algunos traders se apalancan, más costosos. Al incentivar el ahorro, hay menos liquidez, por lo que hay un menor apetito al riesgo. Las expectativas, por otra parte, de un deterioro del panorama económico genera nerviosismo en los mercados.

Impacto del alza de intereses en EE. UU. en el precio de BTC

En la más reciente alza de intereses en Estados Unidos, por parte de la Fed, la reacción de los mercados, incluyendo los de bitcoin y las criptomonedas, ha sido positiva, lo que resultó en un alza del precio de BTC y de las principales acciones. Sin embargo, como se expone en el recuento de los incrementos realizados este año, no ha habido uniformidad en la respuesta de los mercados.

El primer incremento de este año se realizó el 16 de marzo de este año, y fue de 0,25% o 25 puntos básicos. En esta notación de puntos básicos (bps) 100 puntos equivalen a 1%. Inmediatamente después del anuncio del incremento de la tasa, hubo una caída moderada del precio de bitcoin y de las acciones, seguida de una rápida recuperación a los niveles que tenía antes del anuncio.

Publicidad

Si bien el impacto resultante del aumento de intereses fue mínimo en el día del anuncio, esa semana marcó el inicio de una corrida alcista que concluyó a finales de marzo y llevó el precio a uno de los valores más altos del año, por encima de los USD 48.000.

El segundo incremento de las tasas de interés, anunciado el 4 de mayo pasado, ocurrió en una fase bajista de seis semanas consecutivas, y además la Fed duplicó el aumento de marzo y lo fijó en 0,5%. Esta vez los mercados reaccionaron de manera opuesta a como lo hicieron en marzo: hubo un repunte inicial después del anuncio, pero luego de cerrar el 4 de mayo cerca de los USD 40.000, al día siguiente BTC perdió 10% de su cotización y continuó en caída por cuatro días más.

La reacción inicial al alza registrada en marzo, antes de revertir su precio, pudo haberse debido a la afirmación de Jerome Powel que la Fed había descartado el aumento de 0,75%. Y justamente, ante una inflación que no cedía pese a los aumentos de las tasas, la Fed decidió escalar a 0,75% o 75 puntos básicos, aumento ejecutado el 15 de junio pasado. Este tercer aumento acentuó también una racha bajista que atravesaba BTC, con lo cual no solo contribuyó a las notorias pérdidas del mes de junio; también llevó el precio a alcanzar el mínimo nivel de 2022 en la marca de los USD 17.500.

Publicidad

Incrementos de las tasas de interés en Estados Unidos, por parte de la Fed en 2022. Fuente: TradingView.

¿Qué paso con el precio de bitcoin para este mes de julio?

El mercado sopesaba dos escenarios para el aumento del pasado miércoles: repetir los 75 puntos básicos o aplicar 100 puntos básicos. El hecho de que se dio la opción más esperada, el aumento de 0,75%, resultó en un impulso moderado tanto para las acciones como para bitcoin y además se ha alargado el lapso para el próximo aumento, que se anunciará el 21 de septiembre.

Los aumentos de las tasas, hasta ahora, no parecen doblegar la inflación como lo espera la Fed, y respecto a bitcoin, la influencia no está claramente determinada. Con dos aumentos que han impulsado el precio, y los de mayo y junio que han sido de influencia bajista; se sigue a la expectativa de lo que pueda pasar próximamente en septiembre.

El curso que siga la inflación en los próximos dos meses es crucial para evaluar el impacto del próximo incremento. Una mejora de la economía podría incidir en que el aumento de las tasas disminuya su impacto en el precio de bitcoin. Pero el elemento más favorable para el precio sería el fortalecimiento de la demanda, que muy posiblemente haga más inmune a bitcoin a las decisiones macroeconómicas.

Publicidad

Autoria desde Criptonoticias.com