La tecnología del metaverso se ha enfrentado a retos derivados de su inmenso potencial de crecimiento.

Como tecnologías, la VR y la AR de la era anterior tenían sus limitaciones, como la falta de visión del entorno y las restricciones gráficas. Las actividades en el metaverso simplemente no son tan atractivas como las del mundo real o incluso los juegos online normales.

La autosuficiencia es otro aspecto en el que muchos metaversos tenían dificultades. En la fase inicial de los metaversos, simplemente no había suficiente sofisticación técnica ni pisadas para crear casos de uso adecuados para mantener la economía en marcha. Gracias a los avances en VR y AR, y a la integración de los metaversos con la IA, los casos de uso están aumentando y, en consecuencia, las opciones de monetización.

Como cualquier tecnología nueva, los metaversos también se enfrentan a problemas de adopción, aunque esto está cambiando gradualmente con proyectos como Decentraland (MANA), The Sandbox (SAND) y ahora el metaverso MeetKai. En Decentraland, los participantes pueden comprar y vender bienes inmuebles virtuales mientras exploran emocionantes juegos. Sandbox ofrece un ecosistema de juegos que permite a los usuarios crear, compartir y monetizar activos de juego, mientras que Meetkai ha creado un metaverso realista que es cualitativamente mejor que el mundo real, gracias a su integración con la IA.

La sofisticada integración de las tecnologías XR e IA ha dado lugar a mundos virtuales más atractivos, lo que se traduce en una mejor adopción y, posteriormente, en más ingresos para todas las partes interesadas en el ecosistema.

Tomado del sitio de Cointelegraph