En el año 2018, Peter Van Valkenburgh, Director de Investigación en Coin Center, organización independiente sin fines de lucro, explicó qué es bitcoin en la “Audiencia de la Comisión de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado de Estados Unidos sobre la criptomoneda y la tecnología blockchain”.

Desde Cointelegraph en Español repasamos aquella explicación por ser una de las más claras. Veamos lo que decía en aquél entonces:

¿Qué es Bitcoin y qué hace?

Peter Van Valkenburgh comentó: “Bitcoin es la primera criptomoneda del mundo y funciona gracias a la primera red pública de cadena de bloques (blockchain) del mundo. Lo que hace es simple: permite enviar y recibir valor, hacia y desde cualquier persona en el mundo, utilizando nada más que una computadora y conexión a Internet”.

Luego, el expositor añadió: “¿Por qué es revolucionaria? Porque, a diferencia de cualquier otra herramienta para enviar dinero a través de Internet, funciona sin la necesidad de confiar en un intermediario. La falta de una corporación en el medio significa que bitcoin es la primera infraestructura pública de pagos digitales del mundo. Y por pública simplemente quiero decir que está disponible para todos y que no es propiedad de ninguna entidad”.

Antes y después de bitcoin

Ahora tenemos infraestructura pública para la información, para sitios web y para correo electrónico: se llama internet. Pero la única infraestructura pública de pagos que tenemos es el efectivo, como el papel moneda, y sólo funciona en transacciones cara a cara”, continuó.

Antes de bitcoin, si una persona deseaba pagarle a alguien de forma remota por teléfono o Internet, no podía usar la infraestructura pública, debía confiar en un banco privado para que abra sus libros y agregue una entrada en el libro mayor que le debite y acredite a la persona a la que le está pagando. Y si ambos no usan el mismo banco, entonces habrá varios bancos y múltiples entradas de libro mayor en el medio.

Con bitcoin, el libro mayor es la cadena de bloques pública y cualquiera puede agregar una entrada a ese libro mayor transfiriendo sus bitcoin a otra persona. Y cualquiera, independientemente de su nacionalidad, raza, religión, género, sexo o solvencia; puede, absolutamente sin costo, crear una dirección de bitcoin para recibir pagos digitalmente”.

“Bitcoin es el primer dinero público del mundo accesible globalmente. No es perfecto, sin embargo funciona”

Van Valkenburgh reflexionó: “¿Es perfecto? No, y tampoco lo era el correo electrónico cuando se inventó en 1972. 

Bitcoin no es el mejor dinero en todos los aspectos. Todavía no se acepta en todas partes, no se usa a menudo para cotizar precios y no siempre es una reserva de valor estable. Sin embargo está funcionando, y el mero hecho de que funciona sin intermediarios confiables es increíble, es un gran avance de la informática y será tan importante para la libertad, la prosperidad y el florecimiento humano como lo fue el nacimiento de Internet”.

Infraestructura pública vs. centralización y punto único de fallos

Bitcoin es sólo el comienzo”, agregó. “Si podemos reemplazar la infraestructura de pagos privados, entonces podemos reemplazar otros cuellos de botella actualmente privados para la interacción humana”.

Además expresó cuestionamientos como: “¿Por qué deberíamos querer construir más infraestructura pública? ¿Por qué deberíamos abrazar blockchains públicas sobre intermediarios corporativos? ¿Por qué deberíamos tolerar sus ineficiencias y trabajar para mejorarlas? ¿Por qué deberíamos querer a los pioneros de esta tecnología aquí en los Estados Unidos y que no huyan al extranjero?”.

Para luego responder: “Por una simple razón: porque los intermediarios corporativos que proveen las infraestructuras informáticas críticas, pero de propiedad privada, son cada vez menos, más grandes y más poderosas. Y sus fallas son cada vez más graves”.

Fallas del sistema tradicional

Peter Van Vankelburgh no se quedó corto de argumentos y expuso situaciones históricas: “aproximadamente la mitad de todos los estadounidenses, 143 millones de personas, vieron sus números de seguridad social expuestos a piratas informáticos debido a una brecha en Equifax.

La red SWIFT ha transmitido cientos de millones de dólares en transacciones fraudulentas debido a hackeos a miembros de bancos en Bangladesh, Vietnam, Ecuador y Rusia. El FBI sospecha ahora que el mayor de estos ataques fue perpetrado por Corea del Norte.

Empleados corruptos de bajo nivel del banco indio Punjab National, pudieron certificar de manera fraudulenta mensajes con la red SWIFT y perpetrar un robo de 1,800 millones de dólares. El robo bancario electrónico más grande de la historia, de hecho, el robo bancario más grande de la historia.

En octubre de 2016, aproximadamente 1.2 millones de dispositivos conectados a Internet fueron hackeados y convertidos en una botnet que, durante varias horas, hizo que los sitios web destacados no estuvieran disponibles en Europa y América del Norte, incluyendo CNN, Fox News, el New York Times y el Wall Street Journal”.

Internet de las Cosas – IoT

Cada vez más máquinas físicas se están conectando a Internet para aumentar sus capacidades”, destacó. “Están conectadas a través de servidores que pertenecen a, y son mantenidos por intermediarios privados y confiables, el llamado internet de las cosas – IoT.

Por ejemplo: Marcapasos del Hospital de St. Jude han sido hackeados; monitores para bebés de Trendnet han sido hackeados; jeeps de Jeep han sido hackeados hasta el punto en que pudieron ser comandados de forma remota y sacados de la carretera”.

Conclusiones

Para concluir, el expositor declaró: “Estas vulnerabilidades son ineludibles en los sistemas que tienen un punto único de falla. No importa si el punto de falla es una corporación o si es un gobierno. No debería haber un único punto de falla.

Existían cuellos de botella similares antes de Internet, si se quería enviar un mensaje, había que pasar por uno de los tres organismos de radiodifusión o un puñado de periódicos.

Las empresas privadas son esenciales, pero ninguna infraestructura crítica debe depender de una o dos de ellas.

Internet eliminó los puntos únicos de falla en la infraestructura de comunicaciones y marcó el comienzo de una ola de competencia entre las nuevas corporaciones de medios que se construyen sobre sus rieles públicos.

Las cadenas de bloques pueden desintermediar pagos críticos e infraestructura IoT de manera similar”.

Finalizó la exposición alegando que “la tecnología aún no está lista para responder a todas esas preguntas hoy, pero es nuestra mejor esperanza y, al igual que con Internet en la década de 1990, necesitamos una política de innovación pro de toque ligero para garantizar que estas innovaciones florezcan en los Estados Unidos para el beneficio y la seguridad de todos los estadounidenses”.

Estamos en 2022 y nada pareciera haber cambiado en relación a estos conceptos, es más, siguen afianzándose al persistir intacta la red bitcoin y sumándose proyectos.

Cada vez hay más cajeros automáticos de criptomonedas en el mundo. El Salvador ha declarado a bitcoin como moneda de curso legal.

Y, al día de hoy, ya se ha estabilizado la Lightning Network, una red de segunda capa para facilitar los micropagos instantáneos, cuyo volumen de transacciones ha crecido notablemente y actualmente tiene 4,000 bitcoin bloqueados en sus canales de pagos.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Tomado del sitio Cointelegraph