A pesar del creciente interés de los funcionarios rusos en las criptomonedascomo el Bitcoin (BTC), el Defensor del Pueblo ruso de Internet expresó su confianza en que las regulaciones locales de las criptomonedas seguirán siendo en gran medida prohibitivas.

Dmitry Marinichev, Defensor del Pueblo de Rusia para la protección de los derechos de los empresarios bajo el presidente ruso Vladimir Putin, discutió el miércoles el enfoque de Rusia a las regulaciones de criptomonedas en un panel de un importante evento de la industria local, Blockchain Life 2021.

Rusia seguirá adoptando una postura restrictiva sobre cripto porque el gobierno ruso no quiere que los rusos ganen dinero con Bitcoin, dijo Marinichev:

«Estoy seguro de que las políticas rusas en materia de cripto siempre serán prohibitivas porque nadie quiere que los rusos ganen dinero con las operaciones de criptomonedas y nadie les autorizará nunca a proceder a los pagos utilizando otro dinero que no sea el rublo. Es importante ser consciente de esto».

Marinichev también argumentó que las leyes rusas sobre criptomonedas, incluida la primera ley del país centrada en las criptomonedas, «Sobre los activos financieros digitales» (DFA), no tienen nada que ver con los inversores individuales y más bien se adoptaron debido a la fuerte demanda de las grandes empresas y las compañías respaldadas por el Estado.

«La ley DFA sólo se dirige a las grandes empresas y no tiene nada que ver con el sector. No ha afectado a la gente común y a los entusiastas de la industria de las criptomonedas y blockchain», argumentó el defensor del pueblo. También señaló que los precios de la energía en Rusia no son tan atractivos para los mineros de criptomonedas, afirmando que Estados Unidos tiene la «electricidad más barata» del mundo.

Marinichev fue nombrado Defensor del Pueblo de Internet de Rusia por el presidente Putin en 2014. El funcionario ha estado aparentemente muy involucrado en la industria de las criptomonedas, sugiriendo el uso de criptomonedas por parte de los residentes de Crimea en 2017. También estaba planeando reconvertir su fábrica de metales, Russian Mining Company, en una instalación de minería de criptomonedas en 2019, esperando minar el 20% de Bitcoin del mundo.

Los comentarios de Marinichev sobre las regulaciones rusas de criptomonedas siguen a los gobiernos locales de la nación que se interesan cada vez más en cripto, con algunos ministerios que proponen minar Bitcoin con gas asociado. Al mismo tiempo, el gobierno ruso sigue siendo escéptico con respecto a Bitcoin cuando se trata del interés de sus propios residentes, con el Banco de Rusia buscando bloquear ciertas transacciones a los exchanges de criptomonedas.

Sigue leyendo:

Tomado del sitio Cointelegraph