Hechos clave:
  • Al menos 97 legisladores o familiares directos han reportado transacciones de ese tipo.

  • La ley permite que hagan trading, siempre que no sea con información privilegiada.

Cerca de 1 de cada 5 congresistas y senadores de Estados Unidos han reportado algún tipo de intercambio en los mercados de acciones en los últimos años. Así lo revela un estudio publicado esta semana por el New York Times, en el que contabilizan al menos unos 97 representantes en dicha situación.

Los intercambios han sido ejecutados y reportados por los mismos legisladores o alguno de sus familiares, según refleja el reporte del medio estadounidense. El problema con estas actividades financieras es que los legisladores han estado intercambiando acciones de empresas en áreas que podrían verse afectadas por sus decisiones en el Congreso.

“97 legisladores o sus familiares compraron o vendieron activos financieros durante un período de tres años en industrias que podrían verse afectadas por el trabajo de su comité legislativo”.

New York Times.

Según lo hallado en el reporte, los legisladores estarían haciendo lo que se conoce como «insider trading» o el comercio con información privilegiada sobre lo que ocurriría con esas empresas. Básicamente, la idea detrás de este concepto es que si una persona sabe con antelación algún acontecimiento que puede afectar las acciones de una empresa o algún activo en particular, estará operando con ventaja en el mercado.

Publicidad

Incluso, podría argumentarse que si ya tienen una posición abierta podrían incluso legislar con el incentivo de hacer que sus inversiones rindan de cierta manera.

Algunos ejemplos notables

Entre los ejemplos que menciona el artículo del medio estadounidense, se pueden destacar casos como el del senador Tommy Tubberville, del comité de agricultura de Alabama, que ha invertido en contratos vinculados con los precios del ganado.

Otro caso llamativo es el de la esposa de Alan Lowenthal, quien vendió acciones de Boeing justo el día anterior a que «un comité de la Cámara en el que él forma parte publicara hallazgos perjudiciales sobre el manejo de la compañía de su jet 737 Max, que estuvo involucrado en dos accidentes fatales». Sería mucha coincidencia que ambos eventos no estuvieran relacionados.

Publicidad

Para el New York Times, no todos los casos parecen apuntar a un uso indebido del conocimiento o potencial influencia en los eventos que afecten determinados mercados. De hecho, hay ejemplos que el medio considera como transacciones aparentemente rutinarias o con «solo una conexión tangencial con cualquier influencia que el legislador pudiera haber tenido en un tema».

“Pero muchos casos muestran cómo el trabajo legislativo y las decisiones de inversión pueden superponerse en formas que, como mínimo, pueden dejar la apariencia de un conflicto y que, a veces, forman un patrón preocupante, incluso si técnicamente están dentro de las reglas”.

New Yort Times.

¿Qué dice la ley?

Según una ley sentenciada en el año 2021, conocida como la Ley Bursátil, los miembros de los cuerpos legislativos estadounidenses pueden operar en los mercados siempre que no negocien con información privilegiada. Además, deben reportar cualquier transacción por más de 1.000 dólares realizada por ellos o familiares en un máximo de 45 días.

Sin embargo, como señala el New York Times, las definiciones por ley sobre lo que representa o no información privilegiada podrían no abarcar todo el conocimiento potencial que favorecería las inversiones de los congresistas o senadores estadounidenses. Esto podría acarrear, al menos, «dilemas éticos para los miembros del Congreso que, en un día determinado, podrían obtener información a través del trabajo legislativo».

Publicidad

Finalmente, el medio señala que actualmente hay propuestas para hacer más férreas las reglas sobre las actividades de trading de los legisladores. Sin embargo, y a pesar de que hay apoyo tanto de los republicanos como de los demócratas para que esa propuesta llegue al presidente Biden, «sigue en duda» que se apruebe, en palabras del New York Times.

Aunque el mercado de bitcoin y criptomonedas no está exento de este tipo de comportamientos, puede ser menos vulnerable a manipulaciones de legisladores. Al ser abierto a todo público, además de internacional y operar 24/7, decisiones legislativas particulares de Estados Unidos parecen tener menos impacto sobre su comportamiento. Por lo tanto, el «insider trading« no parece la mejor opción para congresistas y senadores estadounidenses, cuando a bitcoin se refiere.

Autoria desde Criptonoticias.com